Archive for 20 febrero 2011

LA AROMATERAPIA DEL AMOR.

febrero 20, 2011

Como para toda ocasión, la aromaterapia se viste de gala cuando de amar se trata.

El exceso de estrés, los problemas en el trabajo, la crisis económica, los contratiempos suelen distraernos de las tareas amorosas, mismas que no deberíamos descuidar.

Los solteros, los casados, los arrejuntados, los amantes, los amigos, ya sean adolescentes, jóvenes, maduros y adultos mayores tienen en los aceites esenciales un aliado incondicional.

Por ejemplo, para aliviar la fatiga mental o el tan socorrido dolor de cabeza,  estimular  el cuerpo y el estado de ánimo, unas gotas  de romero o de albahaca en el difusor, durante veinte minutos, serán suficientes.

En un ambiente tenso ayuda mucho el aroma de rosas rojas, y el de durazno tranquiliza los nervios, endulza el carácter  y,  por si fuera poco, elimina la bilis. 5  gotas de cualquiera de los dos en 30ml de aceite vehicular, un buen masaje, y ….. ¿Qué decías, amor?

Hay esencias que se utilizan como perfumes, entre ellas, la de jazmín despierta la sensualidad en la mujer que lo usa y en los varones que, sin saber porqué, sienten que algo se les mueve por dentro cuando perciben tan agradable aroma.

Y  para cuando las habilidades amorosas decrecen notablemente, el aceite esencial de Ylang Ylang, que significa flor de flores, ya sea en masaje o en difusor, puede ayudar a levantar el ánimo notablemente.

Los jabones artesanales, elaborados con aceites esenciales, también son una buena opción. Un baño con jabón de chocolate nos produce una sensación de bienestar, armonía y sensualidad, genial para antes de…..

Hablando de aceites para masaje, como preludio de los afanes de la batalla amorosa, una mezcla de esencia de jazmín y esencia de sándalo, 3 gotas de cada una diluidas en 30ml. de aceite de almendras o de girasol,  puede marcar una gran diferencia en el resultado final, para ambas partes.

Con todos estos tips ya no hay excusas ni pretextos, ya tiene usted  en las manos el remedio y el trapito, sólo es cuestión de disponerse a hacer la tarea con  verdadero entusiasmo, como si fuera la primera vez.

Gabriela Almendaro.

Anuncios